La estimulación sensorial en las personas con Alzheimer y otras Demencias

Irene Viñas Directora de Actividades

Irene Viñas Xirinachs – Creadora de la línea “Ágilmente” materiales de estimulación cognitiva para adultos.

El sistema sensorial es parte del sistema nervioso y se encarga de procesar la información sensorial, es decir, la información que captamos a través de nuestros sentidos (vista, oído, tacto, olfato, gusto) A nuestro alrededor tenemos una variedad de estímulos que nuestros órganos de los sentidos reciben y transforman en información que va hacia algún área específica del cerebro, donde es procesada y luego emitimos un respuesta.

Las personas con alguna enfermedad neurodegenerativa, como lo es el Alzheimer, pueden presentar alteraciones en el funcionamiento de los diferentes sistemas sensoriales (esto no quiere decir que existan problemas físicos en los órganos como el oído o la vista, sino que es en el procesamiento de los estímulos). En la enfermedad de Alzheimer no sólo hay un deterioro a nivel cognitivo sino que hay una pérdida progresiva en el procesamiento sensorial, esto afecta la interpretación del estímulo y la respuesta adaptativa.

Por lo tanto cuando hay un déficit sensorial pueden presentarse alteraciones conductuales y en su estado emocional. Por ejemplo podemos ver alteraciones en la orientación en tiempo, dificultades para relajarse, ansiedad, agresividad, menor contacto con el entorno que le rodea y con otras personas; debido a la dificultad para compartir sensaciones con otros, así como para comprender los estímulos a su alrededor.

Estas dificultades mencionadas en el funcionamiento sensorial limitan la capacidad de responder cognitivamente a tareas como leer, seguir una ruta, reconocer o localizar objetos, esto conduce a una disminución en la capacidad de realizar sus actividades de la vida diaria de forma autónoma.

El trabajo en las personas con síndromes demenciales debe ir enfocado en mantener las habilidades remanentes. Actualmente existen diferentes formas de realizar intervenciones no farmacológicas en los adultos mayores con síndromes demenciales y se han visto resultados muy positivos, por ejemplo, a partir de la estimulación multisensorial.

La Estimulación Multisensorial es una intervención en la cual se proporcionan estímulos 1sensoriales agradables en un ambiente positivo y relajado y le permite a los usuarios captar diferentes sensaciones, estas intervenciones se pueden realizar en las “Salas Snoezelen”. Las salas snoezelen no solo se basan en el ocio y disfrute de los usuarios, sino que también ayudan a reducir la tensión física y mental, ya que no requieren exigencias intelectuales o procesos cognitivos. Esta sala es una opción para lograr que el usuario se conecte con diferentes estímulos y al estar más relajados podemos obtener respuestas del usuario que fuera es más difícil conseguir.

Algunos de los beneficios que podemos obtener a partir de la estimulación multisensorial son:

  • Facilitar la comunicación.
  • Proporcionar sensación de bienestar y ocio.
  • Aumentar el tiempo de atención y concentración.
  • Disminución de la apatía.
  • Disminuye la agresividad y las conductas disruptivas