Practicar yoga mejora la condición del cuerpo y la mente en la tercera edad

Deporte trabaja las emociones y la espiritualidad, al mismo tiempo que fortalece los músculos.

  • Este ejercicio libera estrés, reduce el insomnio y minimiza pensamientos negativos.
  • Se recomienda que los adultos mayores lo practiquen como disciplina deportiva, con una frecuencia de una a tres veces por semana, con sesiones de 45 a 60 minutos.

Durante todas las etapas de la vida, realizar ejercicio es clave para que el ser humano tenga una mejor salud y calidad de vida. Conforme los años pasan, el deporte que se practica debe enfocarse en disciplinas que se adecuen más a nuestras posibilidades físicas y sea conveniente, según la edad.

Irene Viñas, psicóloga y gerente de Actividades en Verdeza, residencial premium para el adulto mayor, explica que, durante la tercera edad, es muy importante que el ejercicio no deje de ser parte de la rutina diaria de la persona y en caso de que éste no fuese una práctica común, es vital incorporar el ejercicio en la rutina diaria.

Para lograrlo, la especialista recomienda que el adulto mayor junto a su familia busque alternativas de deportes de bajo impacto, que le permitan ejercitarse y mantenerse activo durante esta importante etapa de la vida.

Uno de los deportes de bajo impacto que se recomienda más durante la tercera edad es el yoga. Esta disciplina deportiva, trabaja las diferentes partes del cuerpo por medio ejercicio físico y de meditación; su objetivo final es mantener una armonía entre el cuerpo, la mente y el corazón.

“El practicar ejercicio nos ayuda a prevenir problemas de salud, aumentar nuestra fuerza y energía, así como reducir el estrés. Durante la tercera edad, es importante que nuestro familiar, tenga distintas opciones de ejercicio en la semana. En el caso del yoga, cuando un adulto mayor lo practica, obtiene ejercicio físico para su cuerpo y mejora el estado anímico. Es por esta razón, que expertos del deporte recomiendan practicarlo como disciplina durante esta etapa de la vida, con una frecuencia de una a tres veces por semana, con sesiones de 45 a 60 minutos”, asegura Viñas.

El yoga para el adulto mayor se debe adecuar según la necesidad de cada persona. Por ejemplo, en Verdeza, se utilizan sillas como recurso adicional durante las clases, para aquellos residentes con limitaciones en movilidad y problemas de equilibrio.

“En Verdeza, nuestros residentes tienen la oportunidad de practicar yoga una vez por semana, con ejercicios enfocados en mejorar la circulación y la flexibilidad, con lo que prevenimos la atrofia de los grupos musculares. Es un espacio en el que cada persona se apropia de su cuerpo, se hace consciente de cada movimiento y se adecua según a las posibilidades de cada persona. A la vez, algo importantísimo en esta etapa de la vida es realizar actividades que generen la liberación de endorfinas y con el yoga lo logramos y además, situamos el cuerpo, mente y alma en armonía”, comentó Alejandra Zamora, gerente de Ventas y Residentes en Verdeza.

Las sesiones de yoga son aptas para todos los residentes de Verdeza que deseen tomarlas y aun estando en silla de ruedas, se puede participar en los ejercicios de respiración, relajación e inclusive, trabajar su mente al escuchar con atención todas las indicaciones y reflexiones que se brindan.

Recomendaciones generales para el adulto mayor

Antes de practicar este ejercicio, se recomienda que el adulto mayor realice correctamente todos los tiempos de alimentación que se deben abarcar en el transcurso del día y por supuesto, cumplir con los horarios de los medicamentos respectivos según su condición de salud.

Para tomar una clase de yoga, es importante tener un profesor certificado, con conocimiento en la práctica del deporte enfocado en adultos mayores. El lugar idóneo para tomar la clase debe ser amplio, tener buena ventilación, entrada de luz solar y una temperatura agradable. Posterior al ejercicio, es vital tomar agua para hidratar el cuerpo.