La salud bucodental en el adulto mayor: relevancia y calidad de vida

El envejecimiento es un proceso natural y progresivo que presenta severidad y velocidad individuales, que son moduladas por otras enfermedades coexistentes (Santos et al, 2017). Por lo tanto, es de esperarse que la cavidad bucal (labios, encías y hueso) también experimente este proceso (Yellowitz & Schneiderman, 2014). Estos cambios siguen un curso gradual sin embargo puede acelerarse por la presencia de enfermedades crónicas.

Este artículo presenta y detalla la relevancia de la salud bucodental del adulto mayor y porqué su atención odontológica requiere de un abordaje especializado.

¿Qué significa salud bucodental?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la salud oral es un indicador clave de la salud general, bienestar y calidad de vida; y por lo tanto la define como “un estado del ser libre de: dolor crónico bucal y facial, cáncer oral y de garganta, infecciones orales y úlceras, enfermedad periodontal, caries dental, pérdida de dientes y otras enfermedades y desórdenes que limitan la capacidad de un individuo de morder, masticar, sonreír, hablar y de bienestar psicosocial” ( OMS).

Esta definición engloba la importancia de tener una boca saludable independiente de la edad, ya que es la vía de entrada de virus, bacterias a nuestro cuerpo, pero también en la boca suceden una serie de procesos fisiológicos naturales que aseguran nuestra sobrevivencia: el comer.

La alimentación balanceada y saludable puede prolongar nuestra vida, al mantenernos en un estado de balance en el cual nuestros órganos funcionan de manera apropiada y natural.

Desde esta perspectiva, cambia la relevancia que tiene mantener el adecuado funcionamiento de nuestro aparato masticatorio: dientes, encías, huesos, articulaciones y músculos masticatorios.

¿Cómo afecta la salud general a la salud bucodental del adulto mayor?

Es importante comprender este concepto global: la salud general y la salud bucodental están íntimamente relacionadas. Una afecta a la otra. Y esto ¿qué significa?

La boca no está aislada de todos los procesos que ocurren en nuestros órganos; a pesar de que cada uno tiene una función específica, un desbalance en el estado de salud dental afecta de manera directa ese equilibrio.

Un claro ejemplo de ello es la Diabetes Mellitus: un desbalance en las bacterias de la boca, como sucede en la enfermedad periodontal afecta los niveles de glicemia (azúcar en sangre), y por otra parte los niveles de azúcar elevados (diabetes no controlada) agravan la enfermedad periodontal. Estudios sugieren que la enfermedad periodontal funciona como un propagador de resistencia a la insulina (hormona que regula la glucosa) lo que empeora el control del azúcar (Kumar et al, 2014).

Recordar que después de los 65 años se puede presentar una o más condiciones crónicas, entre 70 y 80 años un 75% tienen al menos una condición crónica y un 50% dos o más

(Yellowitz & Schneiderman, 2014), por lo cual se hace más importante mantener una buena salud bucodental.

 ¿Porqué es tan importante mantener una buena salud bucodental en el adulto mayor?

De acuerdo a lo anterior, un adulto mayor puede presentar una o más condiciones crónicas y conforme aumenta la edad su capacidad de respuesta, autonomía y colaboración para diversos procesos tienden a disminuir. Por lo tanto, se requiere de apoyo para algunas actividades cotidianas como el cepillado dental, uso de enjuagues e hilo dental.

La higiene dental es pilar principal para lograr la salud bucodental. Diversas condiciones médicas, cognitivas y sensoriales pueden impedir que el cepillado dental se haga de manera adecuada. Recordar que las necesidades en higiene dental son muy individuales, y dependiendo de la condición médica y cognitiva el abordaje odontológico debe ser especializado, es decir tener conocimiento de la historia médica y cómo esta afecta el tipo de tratamiento de dental a realizar, para así atender de manera segura al adulto mayor, aún para procedimientos como limpiezas dentales.

Una buena higiene dental es pilar sólido para la salud, de lo contrario condiciones como caries, enfermedad periodontal, halitosis (mal aliento), prótesis dentales sin limpieza adecuada van deteriorando la calidad de vida de los adultos mayores y además de poner en riesgo su salud general.

Salud bucodental y calidad de vida del adulto mayor.

Un porcentaje de adultos mayores mantiene la mayoría de sus dientes naturales en boca, lo cual es positivo para su masticación, el sentido del gusto y alimentación de manera que tiene un impacto positivo en su calidad de vida. Por lo que es muy importante mantener la salud en los dientes con una limpieza dental profesional periódica, cuya frecuencia depende de la condición médica.

Con el tiempo y los cambios en hueso, las personas que utilizan prótesis las empiezan a sentir flojas, se mueven, lo que impide comer y hablar correctamente. Cuando esto sucede se evalúa la necesidad de la elaboración de una prótesis nueva. En otras ocasiones solo se requiere de un procedimiento llamado rebase, se usa un material especial para copiar los nuevos cambios en huesos y encías para lograr un mejor ajuste de la prótesis.

Existen opciones y diversas maneras para apoyar al adulto mayor en el logro de una adecuada salud bucodental: desde cómo mejorar su higiene dental hasta mantener en estado óptimo su masticación. Es importante estar atentos a cualquier cambio observado en la boca, junto con lo que el adulto comunique, cambios en sus patrones de alimentación y en su estado de ánimo ya que estos son indicadores de algún problema de origen dental. Además, tener en cuenta el rol importantísimo del dentista. Recordar que todo está íntimamente relacionado y que la presencia de enfermedades crónicas tiene un impacto directo en la salud bucodental.

 

Referencias

Kumar M, Mishra L, Mohanty R & Nayak R. 2014. “ Diabetes and gum disease: The diabolic duo”. Diabetes & Metabolic Syndrome: clinical research & reviews. 8: 225-258.

OMS rescatado de http://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/oral-health 30 de setiembre 2018.

Santos Viana Silva N, Alvarenga da Silva L, Jaluul O, Jacob-Filho W, Regina Dowgan Tesseroli de Siquiera S. 2017. Oral infections, comorbidities and sensory evidences in elderly: Cross sectional study. Archives of Gerontology and Geriatrics.73, 15-20.

Yellowitz J, Schneiderman M. 2014. Elder´s oral health crisis. J Evid Base Dent Pract I 4S: 91-200.

Dra. Gabriela Marroquín V.
Lic. Odontología Universidad de Costa Rica.
Doctora en Cirugía Dental Universidad de Costa Rica.
MSc Special Care Dentistry.
University College London.
Máster en Educación con Acentuación en Desarrollo Cognitivo.
Instituto Tecnológico de Monterrey.
specialcaredentistry14@gmail.com
Contacto: 8729 7747