Hábitos saludables para controlar estreñimiento en los adultos mayores

Dra. Rocío Calvo Nutricionista

Dra. Rocío Calvo Nutricionista

El término estreñimiento se refiere a la dificultad, o tensión, en la defecación y movimientos infrecuentes del intestino durante un largo periodo de tiempo. Los síntomas asociados con el estreñimiento incluyen deposición dura/seca, hinchazón y dolor abdominal. Las definiciones de la función normal del intestino varían, pero se ha sugerido como patrón normal una frecuencia de entre tres veces al día y tres veces a la semana. El estreñimiento es más común en las mujeres que en los hombres. Aproximadamente el 20% de las personas mayores tienen síntomas de estreñimiento.

Factores de riesgo

  • Ingestión de líquidos: Se ha citado como un factor de riesgo para el estreñimiento, estando la baja ingestión de líquidos ligada a un tránsito lento de colon y a una baja producción de deposición.
  • Dieta: Se ha sugerido que la prevalencia de la enfermedad digestiva está aumentando a causa de la dieta moderna sin fibra. Existen estudios que han demostrado que la fibra dietética influye en el tiempo de tránsito del intestino, el peso fecal y la frecuencia del movimiento intestinal. Esto está sustentado por el hecho de que los vegetarianos tienen una menor incidencia de estreñimiento. Sin embargo, otros factores, como la ingestión de calorías, pueden también influir en el desarrollo del estreñimiento.
  • Movilidad: Se ha demostrado que el estreñimiento prevalece más en gente que hace poco ejercicio, asociándose el mayor riesgo a personas en silla de ruedas o postradas en la cama.
  • Entorno: Los factores del entorno como una intimidad reducida, instalaciones de aseo inaccesibles o inadecuadas y dependencia de otras personas para asistencia, pueden también contribuir al desarrollo del estreñimiento.
  • Otros factores: El desarrollo del estreñimiento puede estar influenciado por muchos otros factores como la ansiedad, la depresión y la discapacidad de la función cognitiva. Algunos medicamentos, como los analgésicos opioides, anticolinérgicos y antidepresivos, pueden también aumentar el riesgo de estreñimiento.
  • Fármacos que pueden ocasionar estreñimiento: Bloqueantes de los canales del calcio, antidepresivos, antiácidos con aluminio, antiepilépticos, antiparkinsonianos, neurolépticos, opiáceos, diuréticos, entre otros.

Prevención del estreñimiento

El estreñimiento es el resultado de muchos factores y por lo tanto se recomienda un enfoque multidisciplinario para su prevención y manejo.

Un aspecto importante de la prevención y manejo del estreñimiento es asegurarse de que la persona tenga un buen conocimiento de qué factores aumentan su riesgo y qué puede hacerse para minimizar el mismo. La información proporcionada debería abarcar:

  • el impacto de la dieta y de la ingestión de líquidos sobre el estreñimiento
  • el papel del ejercicio en el desarrollo del estreñimiento
  • hábitos de aseo adecuados
  • efectos secundarios a los fármacos utilizados para el estreñimiento

Dieta e ingestión de líquidos

La dieta juega un papel importante en el desarrollo del estreñimiento. Las intervenciones relacionadas con la dieta que influyen en su desarrollo incluyen:  animar a la persona a seguir una dieta rica en fibra, asegurarse de ingerir una cantidad de líquidos adecuada cada día, por ejemplo 6 – 8 bebidas cada día, si se aumenta la fibra dietética, puede ser necesario aumentar también la ingestión de líquidos para prevenir la impactación fecal; y si las opciones de comida rica en fibra no son adecuadas, suplementos con ciruela puede ser beneficiosos.

 Ejercicio

La falta de ejercicio regular se cita comúnmente como factor de riesgo para el desarrollo del estreñimiento, por lo tanto, el ejercicio debería formar parte de cualquier cambio en el estilo de vida orientado a prevenir su desarrollo, animando a la persona adulta mayor a una actividad regular dentro de las posibilidades de movilidad.

 Hábitos intestinales efectivos

Algunos hábitos de aseo pueden contribuir al desarrollo del estreñimiento. Esto puede incluir: aprovechar el reflejo gastrocólico (ir al baño después de las comidas o apenas sienta la necesidad); ir al baño a la misma hora cada día (por ejemplo en las mañanas); asegurarse de que el sanitario posee la altura adecuada.

Instalaciones

Muchos factores del entorno pueden, en parte, contribuir al desarrollo del estreñimiento y se pueden realizar modificaciones que ayuden a su prevención. Esto puede incluir: intimidad a la hora de ir al sanitario; inodoro a la altura adecuada; ayuda con la movilidad según se requiera; facilidades para llamar en caso de que se necesite ayuda para acceder al sanitario; y medidas de confort según las necesidades individuales.

Alimentos ricos de fibra Batidos para prevenir estreñimiento
Cereales

  • Avena
  • Salvado sin procesar
  • All Bran
  • Pan Integral
  • Centeno
  • Arroz integral

 

Frutos secos y semillas

  • Almendras, nueces, pistachos, pecanas
  • Semillas y granos secos (como semillas de calabaza y girasol)

 

Verduras

  • Verduras crudas (como lechuga, tomate, zanahorias, brócoli, espinacas)
  • Verduras cocidas con la cáscara

 

Leguminosas

  • Frijoles, garbanzos, lentejas

 

Fruta

  • Manzanas (sin pelar)
  • Naranjas, mandarinas
  • Guayaba
  • Papaya
  • Frutas pasas (como ciruelas o albaricoques)
Batido de papaya y linaza

  • Una tajada grande de papaya
  • 2 cucharadas de linaza
  • Un vaso de té de manzanilla frío

Licuar todos los ingredientes

 

Batido frutal con salvado de trigo

  • 1 rodaja de piña
  • El zumo de una naranja
  • 2 higos o albaricoques secos
  • 2 ciruelas pasas
  • 1 cucharada de salvado de trigo (15 g)
  • 1 cucharada de semillas de lino o linaza molidas (10 g)

 

¿Cómo prepararlo?

  • Incorporar todos los alimentos en una licuadora y procesarlos unos segundos hasta que todo quede completamente integrado.

 


BIBLIOGRAFÍA

Best Practice 1999; Manejo del estreñimiento en los adultos ancianos. 3(1): 1-6 ISSN 1329-1874

Mascaró, J; et al. Valoración y tratamiento del estreñimiento en el anciano. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2006;41(4):232-9

Nutrición Hospitalaria. (2003). Nutrición y recomendaciones dietéticas para personas mayores. 18:109-137.

SERNAC: Servicio Nacional del consumidor. “Nutrición y cuidados del adulto mayor. Recomendaciones para una alimentación saludable”. Chile, 2004.