Dolor en el Adulto Mayor

Envejecer es el único proceso conocido para vivir mucho tiempo.  Es un proceso dinámico, continuo, irreversible y universal, por lo tanto, debemos estar conscientes de que la vejez no es una enfermedad y que no todos los adultos mayores son iguales ni todos envejecen de la misma forma.

El estilo de vida, la alimentación y los factores ambientales juegan un papel primordial en el proceso de envejecimiento.

Definición del dolor

El dolor es la percepción de una sensación no placentera y una experiencia emocional asociada a un daño potencial o de hecho de un tejido.

Algunos conceptos importantes sobre el dolor que debemos conocer:

  • Umbral del Dolor: mínima percepción del dolor que una persona conoce como tal
  • Tolerancia al dolor: máximo nivel que una persona puede soportar.

Tipos de Dolor

  1. Nociceptivo: es un dolor causado por la presencia de un estímulo doloroso sobre los nocireceptores, sin que haya daño del sistema nervioso. Puede ser somático o visceral.  Algunos ejemplos:  heridas superficiales, quemaduras, dolores musculares, dolor de huesos, articulaciones, lesiones de ligamentos o tendones, dolor de abdomen.
  2. Neuropatico: es un dolor que indica una lesión, disfunción o alteración en el sistema nervioso. Es síntoma de un daño neurológico no una enfermedad. Por ejemplo los dolores ocasionados por la diabetes, el herpes, las neuralgias.
  3. Psicogeno: es un dolor causado por los procesos mentales de la persona y no por causas fisiológicas.

Dificultades para manejar el dolor en el adulto mayor

Por lo general los adultos mayores presentan problemas en el manejo del dolor, principalmente por las siguientes razones:

  • Temor a recibir analgésicos
  • Temor a ser internados
  • Considerar que ese dolor es parte del Proceso normal del envejecimiento
  • Polifarmacia: demasiados medicamentos que impiden identificar la causa
  • Presentación atípica “caja de pandora”

Enfermedades más comúnmente asociadas al dolor en el adulto mayor

  • Enfermedades degenerativas de las articulaciones. Osteoartrosis
  • Artritis reumatoidea
  • Enfermedades vasculares
  • Cáncer

El tratamiento farmacológico es la primera elección para el control del dolor. Dependiendo de los síntomas y la evaluación del tipo de dolor por parte del médico, se debe proceder a tomar el tratamiento adecuado. Para dolores de leve a moderado, el acetaminofén es la mejor opción.

El dolor de tipo nociceptivo se recomiendan tratar con los AINES, medicamentos de tipo antinflamatorios no esteroideos cuando el dolor es moderado. Cuando el dolor es de moderado a grave los opiáceos son usualmente los recomendados.

Siempre antes de curar debemos de evitar hacer daño, valorar la condición del paciente, identificar el tipo de dolor, considerar tratamientos interdisciplinarios como fisioterapia, terapia psicológica.

“No importa que se arrugue la piel mientras no se arrugue el alma”

Dr. Arnoldo Kierszenson
Medicina Interna
30 años de experiencia en el campo de la geriatría.